Wednesday, March 29, 2017

Bosquejo de un lenguaje de patrones de ajedrez



Ya antes en este blog (busquen por "patrones de ajedrez") he hablado sobre un lenguaje para describir posiciones de ajedrez, el cual es lo suficientemente genérico para establecer patrones del juego. Después de varios meses de trabajar en esto, creo haber hallado un lenguaje de patrones que bien puede ser útil para expresar posiciones de ajedrez de forma que puedan usarse para cambiar incluso el paradigma de cómo los programas de ajedrez funcionan, quitando el cálculo bestial que hoy en día hacen por un enfoque más humano, basándose en que el ajedrez es un juego en donde intervienen patrones, sin lugar a dudas. De esta manera podrían construirse programas "más humanos".

Introducción al lenguaje de patrones

Definimos el ataque de una pieza a otra como:

Pi(P2)

donde P1 es la pieza del atacante y P2 es la pieza atacada. Si las piezas son del mismo color, hablamos de que P1 defiende a P2, pero si son de diferente color, P1 ataca a P2. Por ejemplo, A(ph7), lo cual significa que un alfil ataca a un peón negro en h7. Por convención las piezas blancas se ponen con su iniciales mayúsculas y las piezas negras con sus iniciales en minúscula.

También podemos decir: A(h7), lo que indica que el alfil blanco ataca la casilla h7. Cabe decir que no es necesario decir en qué casilla está el alfil del blanco. De hecho, en el ejemplo, el alfil podría estar en b1, c2, d3, e4, f5 o g6.

Podemos definir una pieza en una casilla en particular con la notación: Ad3, lo que indica que el alfil blanco está en la casilla d3. Nótese que en este caso no sabemos qué casillas ataca/defiende. Solamente sabemos su posición.

Se ha definido una instrucción: taboo(casilla), indicando que para el defensor, la "casilla" mencionada no está disponible. Por ejemplo, en la partida Carlsen - Karjakin, del Campeonato Mundial 2016 llevado a cabo en Nueva York a fines del año pasado, se llegó a esta posición:


Carlsen - Karjakin
Nueva York 2016
Juegan las blancas

El patrón de esta posición es D(h6), Tc8, T(f7), Ph5, rh7, pg7, taboo(g6). 1. Dh6+

El patrón no sólo describe la posición, sino que también se define al menos la primera jugada que debe hacerse (1. Dh6+). Esto podría ser una manera para hacer un programa en donde los patrones orientaran sobre cuáles son las mejores jugadas en lugar de hacer un cálculo de fuerza bruta.

Pero como ya indicamos antes en este mismo blog, tenemos que en la partida Popov - Novopashin, URSS 1979, se dio la siguiente posición:


Popov - Novopashin
URSS 1979
Juegan las blancas

Cuyo patrón es: D(h6), Tf8, Tb1, Ph4, rh7, pg7, taboo(g6). 1. Dh6+

Nótese que la instrucción taboo(g6) hace que la casilla g6 no esté disponible a las negras. Es intereante cómo los dos patrones se ven muy similares.

Otra idea interesante es la de los conectores lógicos. Un patrón en ajedrez consiste en definir las piezas en ciertas casillas o definiendo qué ataca o qué defiende. El patrón puede considerarse como un conjunto de instrucciones separadas por comas. Definimos a la "," como el AND lógico e introducimos el otro conector lógico, el OR, cuyo símbolo será ";" como en la mejor tradición del lenguaje Prolog. Sin embargo, en lugar de usar los símbolos, quien defina un patrón puede usar indistintamente "AND" o "," y "OR" o ";".

Por ejemplo, en la partida Pestalozzi - Duhm, Berna 1990, se llegó a  la siguiente posición:


Pestalozzi - Duhm, 
Berna 1990
Juegan la blancas

Aquí tenemos el sacrificio griego, el cual podría definirse como: A(h7), Cf3, Pe5, ph7, pg7, pf7, pe6, rg8 y añadiendo Dd1 OR Dg4. La primera jugada es 1. Axh7+.

Definiéndolo de esta manera, tenemos que el patrón buscado será:

A(h7), Cf3, Pe5, ph7, pg7, pf7, pe6, rg8, Dd1
o
A(h7), Cf3, Pe5, ph7, pg7, pf7, pe6, rg8, Dg4


Patrones posicionales

Un lenguaje de patrones debe poder no solamente lidiar con elementos tácticos. Debería tener la capacidad de definir patrones posicionales. Definimos estos a partir de su estructura de peones. Así, creamos dos instrucciones: structw(lista de peones) y structb(lista de peones). Por ejemplo, en Botvinnik - Donner, tenemos la siguiente posición:


Botvinnik - Donner
Amsterdam, 1963
Juegan las blancas

Su patrón puede expresarse como:

structw(a3, b4, e2, f2, g3, h2)
structb(a7, b6, e6, f7, g7, h7)
obtener el punto débil c6 (para las blancas)

Botvinnik logró la ventaja después de 14. Cd4, Axg2 15. Rxg2 Dc7 16. Db3 Tfc8 17. Tfc1 Db7+ 18. Df3 Cd5 19. e4 C5f6 20. b5! a6 21. Cc6, logrando quedarse con la casilla c6 y posteriormente llevándose el triunfo.

Los patrones posicionales son más difíciles de definir porque no hay un mecanismo directo para obtener la ventaja por métodos tácticos, pero a través de structw/b podemos definirlos. Esto es lo que en la literatura de ajesrez se denomina como "priyomes", que es una palabra rusa que se usa para representar algún tipo de maniobra o técnica típica. Por ejemplo, una técnica de un priyome defensivo es usar el rey, en los finales de torres, para atacar los peones enemigos. Sin embargo, los priyomes normalmente se usan para referirse a posiciones con cierta estructura de peones.


Un resumen de las instrucciones de este lenguaje de patrones

Las instrucciones del lenguaje son:

P1(P2) - La pieza 1 ataca/defiende a la pieza 2.
P(casilla) - La pieza ataca la casilla.
P casilla - La pieza está en esa casilla
taboo(casilla) - hace esa casilla como no disponible al bando defensor.
structw(lista de peones) - define la estructura de los peones blancos en el tablero.
structb(lista de peones) - define la estructura de los peones negros en el tablero.
Conectores lógicos - "," = AND y ";" = OR. Pueden usarse indistintamente (",",";") o (AND,OR).
Comentarios (por línea) - "//", por ejemplo //esto es un comentario.

Por el momento lo dejo aquí. Hay cosas que definir, por ejemplo, ¿cómo es que dos patrones son similares? ¿cómo definir la similitud en dos patrones para considerarlos que son el mismo? ¿se puede crear una métrica de la similitud? Hay que trabajar sobre esto.

El robo hormiga de Terra


Si usted tiene un teléfono inteligente, probablemente tiene acceso a una tienda de aplicaciones, de forma que si le interesa un programa en particular lo puede descargar, ya sea pagando por dicha app o bien de forma gratuita. Pero también probablemente la empresa telefónica con la que tenga contratado sus servicios de telefonía, le habrá instalado en el teléfono que usa una serie de servicios de noticias y notificaciones. Estos servicios son gratuitos, desde luego, pero ahí se los dan para quien los quiera usar.

Pero de pronto se reciben notificaciones como me pasó a mí, que Terra me invita a que me suscriba a su sitio del "rincón prohibido". Yo simplemente no contesté a esos mensajes y me olvidé del asunto, pero he aquí que cuando me llega mi recibo (que se paga automáticamente con la tarjeta de crédito), tengo un cargo de 30 pesos por semana por supuestamente haber recibido este "contenido prohibido" el cual, para colmo, ni siquiera recibí.

Me apersoné en el "Centro de Atención" de la empresa telefónica y les dije que no era posible que Terra me suscribiera automáticamente a un servicio que jamás pedí. El que me atendió canceló el servicio y aparentemente se acabó el problema. Pero me ha llegado el nuevo recibo telefónico y aparece un pago por 30 pesos. Hablé entonces al teléfono de Terra y es un "call center" que simplemente sirve para cancelar el servicio (que jamás pedí). Pero el que me atendió me dijo que no estaba suscrito a ningún servicio. ¿Y entonces el cargo de esos 30 pesos? El empleado me dijo que ellos no podían hacer nada pero que podía ir al Centro de Atención correspondiente de mi telefónica para que pusieran mi teléfono en la lista de bloqueados de todos estos servicios. Es decir, ahora tengo que ir de nuevo al centro correspondiente para pedir que bloqueen a estos ladrones y su robo hormiga, que seguramente le aplican a muchos de los que usan la telefónica en la que estoy.

De todas maneras no hay ningún teléfono ni manera de comunicarse con Terra para hacer el reclamo del dinero que me han quitado. A ver en qué termina todo esto. En el mientras, ¿Qué lectores han tenido estas dificultades? ¿Les han regresado el dinero que les han quitado de esa manera? Porque no es posible que el usuario de la telefonía celular esté práctica indefenso antes estos abusos.

Sunday, March 19, 2017

La problemática añeja de los empates de grandes maestros


Por mucho años, desde que el ajedrez se juega de forma oficial, competitiva, con una serie de reglas de torneo, se ha especulado sobre el "mal de los grandes maestros": las tablas rápidas, los empates sin lucha. Y es cierto que en muchas competencias los grandes maestros de pronto empataban después de una docena de movimientos. En muchas situaciones esto tenía que ver con darse un respiro en tantas rondas de un largo torneo o bien, no luchar en partidas con jugadores de más o menos la misma fuerza, manteniendo así las posiciones relativas en la tabla de resultados.

Leontxo García, reportero especializado de ajedrez, de España, ha criticado estos empates rápidos y se ha preguntado qué debe hacerse. Digamos que estos empaten hacer deslucir la competencia, no se ve lucha y la gente sale un cuanto decepcionada. Por ejemplo, en la última partida de doce pactadas, por el campeonato mundial entre Carlsen y Karjakin, celebrado a fines del año pasado, se esperaba una lucha sin cuartel, pero en lugar de eso hubo un descolorido empate. La organización del evento, ante el descontento de los espectadores, dio entradas gratis a aquellos que habían comprado su boleto para ver la última partida, de manera que pudiesen ver el desempate que sería al día siguiente.

Es cierto que a los organizadores les gusta que haya lucha, y de hecho, se crearon las Reglas de Sofía (Bulgaria), en donde los ajedrecistas tienen que hacer 30 movimientos antes de poder pedir el empate. Esto no elimina, sin embargo, que dos ajedrecistas hagan repeticiones de movimiento en la jugada 10, por ejemplo, y ningún árbitro puede obligar a los jugadores a que hagan otro movimiento para repetir tres veces una posición, que lleva a tablas por reglamento.

Otro enfoque fue el propuesto por el creador del torneo de Linares, el Sr. Rentero, que exigía lucha y cuando resultaba una partida insípida, no se tentaba el corazón para "multar" a los ajedrecistas y de esto no se salvaba ni Garry Kasparov.

Pero veamos, ¿quién dice que los jugadores deben jugar para que el público esté emocionado o contento al ver lucha? ¿No pasa en el futbol de pronto que hay partidos aburridísimos o de poco lucimiento? ¿En qué lugar se menciona que los jugadores de ajedrez deben salir a "dar espectáculo"?

Paco Vallejo, uno de los mejores ajedrecistas de España, sino que el mejor, escribió en Facebook sobre este asunto: "Alucino un poco leyendo según qué cosas. Yo pensaba que el ajedrez, precisamente lo bonito del ajedrez es que daba igual quién estuviese detrás de las piezas, daba igual que fuese un niño de 8 años, o una abuela de 80, daba igual dónde hubieses nacido, daba igual tu religión, lo único que era importante era aprender, luchar e intentar hacer las mejores jugadas posibles. Pero ahora resulta que el ajedrez bien jugado es "aburrido" , cuando juega Magnus es aburrido (me da vergüenza leerlo) porque no se deja piezas, porque juega correcto y profundo. Sigamos separando torneos, y cargándonos el mayor valor que tiene el ajedrez, que promueve educación y valores. Y hablando específicamente de ajedrez femenino, terreno pantanoso y políticamente complicado. Las chicas tienen sus propios torneos , además de poder jugar los torneos de chicos. Tienen premios razonables , sin ir más lejos, una chica con 2500+ gana más dinero que un chico con 2700 y encima ahora juegan más "entretenido" . Pues lo siento, pero discrepo, y basta ver cómo ha jugado Hou Yifan, la mejor de las mujeres con diferencia, ha hecho 8 tablas de 9 partidas, con un juego ultra sólido. A ver si nos estamos confundiendo y lo que es "entretenido" es lo que ocurre cuanto menos nivel tienen las partidas . Pues nada, ahora en lugar de mirar un Barcelona - Real Madrid, habrá que mirar el partido del patio del colegio donde quedan 18 goles a 20. Eso sí es espectáculo".

Vallejo da en el clavo: los ajedrecistas en los torneos de alto nivel juegan mucho mejor que los demás. Es el mejor ajedrez posible y en ocasiones el ganador del evento es simplemente el que fue "mejor entre iguales" por quizás un par de puntos ganados. Y si se juega el mejor ajedrez, es más difícil perder (o ganar) y eso no emociona a nadie. La gente quiere ver sangre y espera que jugadores como Rapport le tire las piezas en la cabeza al rival, o que Aronian saque siempre sus múltiples trucos o bien, que Nakamura juegue sus extrañas aperturas para desequilibrar desde las primeras jugadas, etcétera.

Pero la verdad de las cosas es que el ajedrez como está, con sus "aburridos" empates, muestra el gran arte de los grandes maestros, que en muchas ocasiones no se puede desplegar porque el rival lo nulifica.

El problema de las tablas de grandes maestros está en los periodistas, divulgadores y entre quienes no sé porqué razón, piensan que los grandes jugadores deben salir a romperse la cara contra el contrario en cada partida. Los verdaderos amantes del ajedrez entienden que el juego es así, y que en muchos casos la igualdad de fuerzas lleva precisamente a estos empates que no les gusta a los que tienen acceso a escribir en medios públicos.

Yo estoy seguro que esta polémica nunca tendrá una solución satisfactoria. Es parecido al asunto de los derechos de autor de las partidas de ajedrez, cuestión que nunca tendrá solución y que además no tiene la mínima practicidad, amén de que dañaría al propio ajedrez, pero esto es otra historia.

De cuando vas al Hospital Español a Emergencias




Ayer a eso de las 12 del día me caí en la calle. Pasaba caminando sobre un tope pero uno de mis pies lo agarró del borde del mismo y fui a caer con toda mi humanidad al piso. Estaba a un par de metros de uno de los vigilantes de la cuadra. Un segundo vigilante, que lavaba un coche llegó a auxiliarme. Me levantaron prácticamente ellos. Me pegué en la rodilla izquierda, el costado izquierdo del tórax y codo de ese mismo lado. También tuve raspones en la mano derecha. Todo parecía cosa de raspones y golpes y ya. Pude caminar -con poco dolor- y finalmente llegué a mi destino.

Sin embargo, en la medida que pasaban las horas noté que me dolía el costado izquierdo del tórax al respirar con cierta profundidad. No era que me doliera demasiado pero pensé que era importante que me revisaran. Así que en la tarde, a eso de las 6 pm, fui al hospital a que me checaran. El plan original era ir al Hospital Angeles del Pedregal, sede de mi seguro de gastos médicos Inbursa, pero en el camino vi en el celular que el Hospital Español era sede. Así que con Pilar nos dirigimos a este nosocomio porque estaba más cerca.

Me recibieron en emergencias y me mandaron al cubículo 5  eso de las 6 de la tarde, en donde en los primeros minutos aparecieron un par de doctoras jóvenes que ni dijeron buenas tardes y empezaron un interrogatorio: ¿fuma? ¿alcohol? ¿alergia a algo? etcétera. Que no saludaron fue porque me lo dijo Pilar que estaba ahí como invisible a estas doctoras. Escucharon mi tórax con sus estetoscopios y presionaron mis costillas a ver si se sentía diferente. Como llegaron se fueron.

Pocos minutos después llegaron cuatro doctores que eso sí, dijeron buenas tardes. Uno de ellos me revisó mientras los otros observaban. Le mostré todas las heridas que me había hecho y entonces el doctor que revisaba me dijo que me harían unas placas, tanto del tórax como del codo izquierdo. La herida de la rodilla era un raspón y no parecía ser nada serio.

Pero ahí empezaron los problemas. Pasaron los minutos. Me hicieron ponerme la bata tipo hospital y nadie venía por mí a Rayos X (o Imagenología). Tuvo que salir Pilar a averiguar qué pasaba y pasaron entonces un par de minutos para llevarme a que me tomaran las placas.

El doctor que me tomó las placas quiso tomar un par más del codo, porque vio algo "raro". Se me hace poco profesional que le avise al paciente esto porque quiero creer que solamente el que me atendía debiese decirme qué podría tener. Lo que vio -después supe- es una bolita calcificada pequeña que está a la altura del codo izquierdo. El doctor que me atendió me dijo eventualmente que no significaba problema alguno pero que estuviese atento a que no cambia de forma o crece.


La foto muestra el estado en el que estaba al llegar a emergencias

Me regresaron al cubículo en el que estaba y esperé, esperé y esperé. Nadie venía hasta que Pilar tuvo que salir a decirles que qué estaba pasando. Pasaron quizás otros diez minutos y de pronto apareció el doctor y me dio una receta. Me indicó que no tenía fractura en ninguna costilla pero que por el golpe me dolía. Me dijo que necesitaba un espirómetro para hacer ejercicios pulmonares, porque como me dolía al respirar, entonces el cerebro se las ingenia para evitar que respire fuerte y eso hace que el pulmón, que es como un globo, tienda a pegarse en sus paredes. Esto puede provocar otras dificultades como fiebre, infecciones, etcétera. Me informó el galeno que me darían un "espirómetro". Y salió del cubículo. Para todo esto, ya eran casi las 10 de la noche.

Y empezó otra espera ridícula. No llegaba nadie con el dichoso aparatito y entonces Pilar y yo salimos del cubículo. Le informamos a la enfermera que estaba que no nos habían dado nada y que ya nos queríamos ir desde hacía una media hora. El doctor que me atendió se acercó y dijo que ya había pedido el aparato a la bodega, que estaba a dos pisos de donde estábamos, que no entendía por qué no me lo habían dado.

Pues la enfermera dijo que se ocuparía y a los cinco minutos finalmente llegó con el juguete de ejercicios (foto). Nos explicó lo que teníamos que hacer y entonces procedimos a las cajas. Ahí me dieron, después de algunos minutos (ya eran casi las 11), la relación de gastos. Había ya registradas medicinas y ungüentos que no me dieron. Le dije que esos registros estaban mal. Entonces la señorita que me atendía me dijo que tardaría 15 minutos en hacer la nueva relación. Para esto, un señor judío (llevaba puesta su kipá), estaba reclamando de lo lento de la atención. Necesitaba una placa y no lo llevaban a rayos X. Se fastidió el hombre y entonces gritó: ¡Vámonos de aquí! y salió con quien probablemente eran su mujer e hijo. La que me atendía entonces mencionó a las otras de la oficina donde me estaban atendiendo que "ese señor desde que llegó se ve que era un payaso". Pilar y yo nos quedamos suspensos. ¿Cómo se le ocurre comentar semejante cosa? ¿A poco cree esta impertinente que los que llegamos a emergencias es porque estamos muy contentos de ello?

Fue entonces cuando la susodicha me informó que tardaría 15 minutos en rehacer la factura. Le dije entonces: "15 minutos, no 20, no 25 ni media hora. Aquí me han tratado muy mal, no me han atendido rápidamente. Llevo desde las 6 de la tarde y esto es ridículo". Entonces la señorita ésta me dijo: "Pues hable entonces con la jefa de enfermeras". Le dije "Ahora mismo" y volvimos a entrar a la sala de emergencias. Le pregunté a una de la administración quién era la jefa de enfermeras y me dijo que "Miriam". Le dije entonces: "¿Quién es ella? ¿Tengo que gritarle para que venga o cómo?". Y entonces esta persona decidió ir por la enfermera en cuestión como si yo fuese el menos paciente de la historia del hospital español.

Llegó entonces la enfermera en jefe y de nuevo apareció el doctor preguntando qué pasaba. Le explicamos a ambos y se disculparon una y otra vez. El doctor dijo que había muchos pacientes pero yo le informé que aunque pudiese entender eso, la lentitud del servicio no podía ser. Finalmente no se estaban pagando tres pesos. Tuvo que asentir y aceptar que las cosas no estaban bien.

En ese momento entonces me llamaron de la administración con la nueva factura, que ya no tenía esos cargos extras. La leí, acepté y de ahí fui a pagar (poco menos de 6 mil pesos que supongo el seguro repondrá). De ahí regresé a la administración y entonces le dije: "¿Y mis estudios?". Me dijo la que me atendió que tenía que ir a Rayos X por ellos. Llegué y no había nadie. Eventualmente encontré una enfermera, que revisaba su celular, y le expliqué a lo que venía. Me tomó los papeles y procedió a darme los estudios en un CD. Tardó 20 minutos en esto. Firmé de recibido y salimos casi las 12 de la noche del hospital.

El asunto es que el Hospital Español, que es una institución privada, cobra sus servicios de emergencia caros, como cualquier hospital privado. ¿Te ponen un curita? 7 pesos, ¿te limpian la herida con agua oxigenada? 140 pesos, etcétera (son meros ejemplos). Pero por este costo uno debería recibir un trato amable, un trato rápido para atender la posible emergencia. Pero más allá de eso, tampoco resulta admisible que la de administración haga comentarios como el del señor judío (aunque no los haya hecho a nosotros), que son desagradables y fuera de lugar. O no están entrenadas o no saben ni les han dicho que nadie va a emergencias porque tiene ganas de hacer una fiesta. Es inadmisible por muchas razones y más si se trata de un hospital privado.

Así las cosas...

Friday, March 17, 2017

La tecnología contra el fraude nigeriano



Hace unos pocos días me llegó el correo de una señora que no me conoce, que dice estar muy enferma, que se va a morir y que quiere donarme el 40% de su fortuna. El resto -me pide- lo done a un orfanato. Su carta está llena de bendiciones, de la palabra "Dios todopoderoso y misericordioso", y el tono beático de la misiva hace suponer que se trata de una persona caritativa y bondadosa. Aparentemente la señora me escribe desde Israel.

Por supuesto que esto no es otra cosa más que el fraude nigeriano, en donde un desconocido te ofrece millones de dólares para depositar en tu cuenta a cambio de nada. Claro que para que esto funcione, debes mantener la secrecía de la transacción porque si no, quién sabe qué podría ocurrirte. El trámite para dizque depositarte los millonarios fondos busca hacerse rápido y a final del día podemos concluir que la carta en cuestión cumple con todas las características de un posible fraude: debe hacerse a escondidas; es muy tentador y es a la "voz de ya".

La enferma señora, para probar que es una persona real, me manda una foto en donde está acostada y hay dos enfermeras a su alrededor. Es claro que hoy en día cualquiera puede sacar una foto de Internet y mandarla a quien quiera diciendo que es esa persona.

En todos los fraudes se ofrece algo muy atractivo, en este caso millones de dólares, los cuales uno podría obtener sin mover un dedo. Suena maravilloso pero es irreal. Y ¿por qué la gente cae en estos fraudes? Porque la ambición nubla el juicio. Eso lo saben todos los ladrones y defraudadores. Conocen la naturaleza humana. Es por eso que este "fraude nigeriano" sigue pululando en Internet.


Pero regresando a la carta que me mandó la desahuciada señora, ¿podría demostrar que esa foto que me mandó la sacó de Internet? (es la foto que pueden ver arriba). Recordé entonces que Google ha trabajado extensivamente en el tema. Hay por ahí la anécdota (que no sé si sea apócrifa) en donde Marvin Minsky, uno de los pioneros de la Inteligencia Artificial, le dijo a un alumno que para su proyecto de verano hiciese lo siguiente: tomase una fotografía cualquiera y que su programa le dijera qué hay en la imagen en cuestión. Parece ser que Minsky no tenía muy claro que cualquier problema en la IA no es difícil, sino mucho más difícil de lo que se pensaba. Así, este "proyecto de verano" ha llevado a la comunidad de la IA muchos años de trabajo y aún no está totalmente resuelto.

Aún así, Google ha puesto a disposición de sus usuarios una página para precisamente buscar imágenes para ver si ésta se encuentra dentro de alguno de los miles de millones de sitios que hay en la red de redes. Y prácticamente de forma instantánea el sistema encontró al foto en diferentes sitios que venden fotografías para portadas, revistas, anuncios, etcétera. La imagen en cuestión está en este enlace y la defraudadora pretendía demostrarme que es una anciana en el hospital con poco tiempo de vida.

Interesante es ver que el sistema halló como mejor búsqueda a través de las palabras "hospital" y "bed". Esto quiere decir que el sistema reconoció la imagen y entonces procedió a su búsqueda. Con esto debe quedar claro que toda esa carta es una farsa (y aunque no hubiese hallado la imagen, es evidente el potencial fraude). Vamos, para hacer énfasis en este asunto: ningún desconocido va a ofrecerte por tu linda cara millones de dólares. Eso es ridículo.

Pensando en esta interesante manera de buscar, me encontré que cuando entro a Facebook el sistema me indica sobre posibles amigos. Ahí está la foto de una mujer muy guapa (Didde Akhila). Ya puede uno ponerse a sospechar que probablemente es un usuario falso. ¿Cómo probarlo? No es difícil: primero, su perfil prácticamente está vacío o casi no dice nada. Por otra parte tiene muchos contactos, la mayoría hombres. No hay nada más en este perfil.


Pues bien, tomé la foto de su perfil y le pedí a Google Image Search que me buscara esta imagen... Y la halló en segundos: Es una imagen de "wallpaper" que se encuentra en el sitio: http://wallpaperswide.com/most_beautiful_woman-wallpapers.html. La encontró bajo las palabras " beauty girl in world". Y sí, podría pasar que ese perfil es de esa guapa joven aunque yo, francamente, lo dudo absolutamente.

La verdad es que este buscador por imágenes es una herramienta formidable.